Novedades

Escrito por: CÉSAR PAREDES FRANCO

¿ PARA QUÉ SIRVE LA BOLSA ?




Esta es una pregunta recurrente. La mayoría piensa que se trata de algo así como una ruleta más o menos. Eso pasa, lo del pensamiento de ruleta digo, porque solo se publicitan grandemente las grandes subas y bajas, porque solo en ese momento se convierten en noticias rimbombantes.

Sin embargo, el mecanismo de Bolsa, donde concurren demandantes de dinero (empresas y gobiernos) y oferentes del mismo, se inició para dar liquidez a participaciones de capital (acciones) y emisiones de deuda (bonos). Este mecanismo de liquidez es el que permite a los demandantes de capital conseguir financiamiento a largo plazo, sin el mecanismo de liquidez sencillamente este mercado de financiamiento de largo plazo no existiría, pues nadie compra un bono a 30 años de plazo (como el emitido por Paraguay hace unos años) para esperar el vencimiento, simplemente lo hace porque sabe que en caso de necesitar liquidez, puede negociarlo en un mercado organizado como es la Bolsa. Para que este mercado tenga agilidad, rapidez y bajos costos de operación, las Bolsas de Valores del mundo invierten permanentemente en tecnología, que permite llegar a más inversionistas a menores costos.

Además, la Bolsa garantiza la legalidad de la operación. En otras palabras, si viene cualquier persona y le ofrece una hoja de papel impresa y le dice: te vendo este bono de la empresa XYZ S.A., posiblemente no lo compraría pues no habría manera de saber la validez de ese documento, es decir, la legalidad del mismo. Puede ser un simple papel impreso con un garabato como firma o una firma que no compromete a la sociedad. Para esto también existe la Bolsa, para darle legitimidad a la operación. Ahora, legitimidad no es lo mismo que seguridad de la inversión. Un instrumento de Bolsa puede ser legal, pero de alto riesgo y puede valer poco o nada después de un tiempo porque el riesgo de hecho era alto, de informarle sobre ese riesgo se debe encargar su Casa de Bolsa o su ejecutivo de inversiones de la Casa de Bolsa desde la cual opera.

Finalmente, la Bolsa también proporciona un mecanismo de información para el público, dos tipos de información en realidad: por un lado los datos legales, financieros y relevantes de las empresas que cotizan en su recinto para que el público inversionista se informe por sí mismo o a través de sus asesores de inversiones y por otro lado, provee los precios negociados últimamente de los instrumentos que se transan en su recinto, esta información permite tener una idea de valor de adquisición o de venta de dichos instrumentos en forma permanente. Estas publicaciones son de precios de negocios efectivamente cerrados, lo que da precisión a la información.

Como se puede ver, no se trata de la ruleta rusa, sino de un mecanismo de financiamiento e inversión organizado, que permite convertir muchos proyectos en realidades, muchas ideas en casos de éxito empresarial, que mejora el bienestar de las personas y hace más eficiente la distribución de la riqueza.





Escrito por:

CÉSAR PAREDES FRANCO

cparedes@cadiem.com.py